En el rellano de la escalera

He decidido quedarme en el rellano de la escalera. No me atrevo a picarte a la puerta.

Quizás sea cobarde, quizás prudente. Vueltas y más vueltas le doy a mi cabeza, y finalmente he decidido quedarme aquí, en el rellano de la escalera.

Prefiero contemplarte y disfrutar con tu presencia, aunque no te des cuenta. No vaya a ser que te diga “hola” y tu “adiós”. Por otro lado, tampoco tengo el valor.

Ha pasado el tiempo y aquí sigo, en la misma situación que al principio. Ni avanzo, ni retrocedo. De pie en el rellano de la escalera, contemplando la puerta, sin más. Me imagino que harás detrás. Cómo será tu vida. Cómo será tu voz. Cuáles tus inquietudes. Cuáles tus pasiones. Te conozco tan poquito, y aun así…

Me empiezo a cansar de estar en pie. Decido sentarme. Comienzo a cuestionarme si hago lo correcto. Quizás un día abras la puerta y me preguntes qué hago aquí, y yo no sepa qué decir.

Igual hago mal, quizás debería levantarme, dar media vuelta e irme a casa, pero algo me dice que no debo renunciar.

A pesar de ello, he decidido quedarme en el rellano de la escalera. No me atrevo a picarte a la puerta.

rellano

Anuncios

2 pensamientos en “En el rellano de la escalera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s